Estafa a delivery en Bolivia

Novedades de delivery en bolivia

Los repartidores de delivery en Bolivia son trabajadores esenciales que entregan alimentos, productos y servicios a domicilio. Este servicio ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años, impulsado por la comodidad y la pandemia. Sin embargo, enfrentan desafíos como la seguridad vial y la protección contra estafas en el trabajo.

Trabajas como Delivery  y deseas evitar ser víctima de estafas

Toma encuenta estos puntos que un experto en trabajo Online nos facilito para No ser victimas, te dejamos aquí tienes algunos consejos clave:

  1. Evita pagar por adelantado: No desembolses tu propio dinero para cubrir el costo de productos, a menos que estés tratando con una empresa legalmente registrada, como una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) o una Sociedad Anónima (SA), que ofrezca mayor confiabilidad y seguridad.
  2. Fomenta los pagos electrónicos: Sugiere al cliente que realice el pago utilizando métodos electrónicos, como transferencias bancarias o códigos QR. En la actualidad, la mayoría de las personas tienen acceso a estas opciones y son más seguras que el efectivo.
  3. Investiga la reputación del cliente: Antes de aceptar un pedido, verifica la reputación del cliente. Plataformas como Indrive te permiten ver cómo han calificado a este cliente otros repartidores. Esto te ayudará a evaluar su confiabilidad antes de aceptar el encargo.
  4. Inspecciona los productos: Cuando recojas un producto, asegúrate de verificar su existencia y estado antes de aceptarlo. Esto te ayudará a evitar situaciones en las que el cliente alegue que faltan artículos o que los productos están dañados.

Recuerda que tu seguridad y la integridad de tu trabajo son prioritarias. Siguiendo estos consejos, podrás protegerte de estafas y asegurarte de tener una experiencia de entrega más segura y confiable.

Un caso de estafa a un delivery Indrive

Un taxista que utiliza el servicio de Indrive recibió una llamada para recoger una bolsa como parte de un pedido, por la cual pagó 220 bolivianos. Además, debía cobrar la tarifa del viaje. Sin embargo, nadie apareció para reclamar "el pedido".

El conductor que efectuó el servicio de entrega intentó ponerse en contacto nuevamente con el número de teléfono que realizó el pedido, pero el celular estaba apagado y bloqueado.

Este es un ejemplo de las estafas a las que se enfrentan las personas que trabajan en el servicio de entrega. Muchos de ellos se ven en la situación de pagar de su propio bolsillo por los productos solicitados, que no pueden entregar debido a que los clientes dejan de responder a sus llamadas.

La mayoría de los pedidos que realizan incluyen alimentos, medicamentos, productos de supermercado, bebidas y otros artículos.

Las víctimas de estas estafas han presentado una denuncia formal ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

 

 

 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estafa a delivery en Bolivia puedes visitar la categoría Seguridad.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir